Cine – Un escaparate para los virus

0

Virus I love you originalIncluso quienes tuvieron la fortuna de no ser infectados por el famoso virus I LoveYou o LoveLetter recuerdan sus devastadores efectos.

Corría el año 2000 y el mundo temía algún cataclismo relacionado con el colapso de la red, tanto que, incluso un año antes se llegó a decir que los equipos se desconectarían por no ser capaces de actualizar la fecha. Por no hablar de otras teorías aun más oscuras.

Pero nadie se esperaba que la catástrofe llegara a través de un mensaje que atacaba directamente al corazón.

Paradójicamente, su creador, Onel de Guzmán —un joven estudiante filipino— propagó el virus por Internet como venganza contras sus profesores que no dieron credibilidad a la propuesta de su tesis en la que aseguraba que se podía acceder a cualquier equipo de manera remota y hacerse con toda su información.

Del amor al odio hay un paso, y en el caso de este hacker por accidente se puede decir que del amor a la infección, también. Meses después de sentirse humillado por sus docentes lanzó su engendro informático por toda la red a través de un correo electrónico cuyo subjet era el ya famoso “I LoveYou” que contenía un archivo denominado “LoveLetterForYou”.

Esta declaración de amor se estima que causó pérdidas entre los 5 mil millones  y los 9 mil millones de dólares y que consiguió infectar a 3 millones de ordenadores en sólo un día y otros 45 en una semana. Este virus alcanzó tal popularidad que hace un par de años Hollywood utilizó su historia para hacer una película con el “original” título “Subjet: I LoveYou”.

Pero no acaba el romance entre la informática y el cine. Imposible olvidarnos de una de las más conocidas como Matrix, convertida en una película de culto al más puro estilo de la Ciencia Ficción que siempre atemorizó al ser humano.

Sin embargo, desde mucho antes ya se venían haciendo filmes relacionados con la informática y, con la irrupción de Internet, muchas otras basadas en hechos reales o ficticios.

La que inició esta serie y es un clásico del cine fantástico fue Tron, allá por el año 1982, donde se narran las aventuras de un hacker que es atomizado e introducido en un ordenador donde tendrá que vérselas con un despiadado software que controla ese mundo paralelo.

A partir de ahí la mayoría de las creaciones cinematográficas con un trasfondo de piratería informática parecen girar en torno al manido tema de un joven genio de los ordenadores que usa sus conocimientos para acceder a las páginas de Defensa del gobierno de turno.

Desde siempre se ha debatido si la ficción sobre hechos delictivos puede servir de aliciente para cometerlos, y en el caso de los hackers no iba a ser menos. Sin embargo, igual que “I love You” sirvió para crear una legislación inexistente sobre este tipo de delitos —Onel de Guzmán nunca pudo ser condenado—, el cine podría ayudar a dar pistas sobre futuros ataques.

Compartir.

Sobre el Autor

Alejandro es técnico micro-informático, experto en seguridad de las TIC y apasionado de la tecnología. Colabora habitualmente en diferentes publicaciones de seguridad, software y análisis de hardware entusiasta.

Dejar una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR