Coche hackeado acaba en una zanja!

0

Ya lo habréis oído un montón de veces: un coche puede hackearse a día de hoy. Pero está claro que nadie le da un ápice de importancia a esto, al menos hasta que llega el principal titular impactante.

Aquellos con coches antiguos es cierto que no tienen de qué preocuparse, pero quienes hayan comprado un coche recientemente o lo hagan en un futuro…bueno, debéis saber lo que puede ocurrir.

Coche hackeado acaba en una zanja

Coche hackeado acaba en una zanja

 

Los coches dependen mucho de la tecnología

La cantidad de microchips y circuitos de control electrónico que lleva un coche medio hoy en día es grande, muy grande. Sobre todo aquellos modelos más tecnológicamente equipados (principalmente coches de gama media-alta) que ofrecen una gran interacción y tecnologías que, normalmente, no se prueban demasiado bien en cuanto a su seguridad.

Ahora, se ha probado de una forma que resulta más llamativa para el usuario medio Y es que se ha “lanzado a la cuneta” -más bien a una zanja- un Jeep Cherokee. La historia no acabó bien para el coche, como podría no haberlo hecho para sus ocupantes en peores circunstancias.

Todo comenzó con un reto

La historia dió comienzo cuando el escritor de la revista Wired -Andy Greenber- retó a los investigadores de ciberseguridad Charlie Miller y Chris Valasek a que hackearan su propio coche.

Iba conduciendo a unos 85 Km/h por al final de St.Louis cuando el exploit comenzó a apropiarse del vehículo. Aunque no había tocado nada en el panel de instrumentos, las toberas de ventilación del Jeep Cherokee comenzaron a expulsar aire congelado a la máxima potencia, mientras los asientos se calefactaban, quizá para aliviarme. Luego, la radio se cambió de emisora a una local en la que ponían hip-hop, a todo volumen. Intenté modificar los ajustes de la radio sin conseguirlo. Luego, los limpia-parabrisas comenzaron a funcionar, mientras el liquido salía de forma contínua

Y esto era solo el principio. Después de que Greenberg entrase en la autopista, los dos hackers cortaron la transmisión. Resultado? El acelerador dejó de funcionar, provocando que el coche perdiera su velocidad poco a poco. Coches pasando cerca de forma habitual, podrían haber colisionado. Pero la maniobra más inquietante llegó cuando los hackers consiguieron cortar el sistema de frenos, haciendo que el mastodonte de 2 toneladas cayese por una pequeña zanja.

Si no os creéis la historia, es mejor que la veáis por vosotros mismos:

¿Qué ocurre con este coche?

En este caso de hacking del Jeep Cherokee, el problema está en un módulo llamado Uconnect, que conecta los vehículos con la red de telefonía Sprint. Muchos coches Fiat Chrysler, así como camiones, incorporan este sistema.

Uconnect controla, además del sistema de entretenimiento y navegación, llamadas telefónicas e incluso ofrece un punto de acceso WIFI. Los investigadores solo tuvieron que encontrar alguna vulnerabilidad para controla el coche hackeado de forma completa. Es decir, alquien que sepa hacerlo y dé con la IP del vehículo, es dueña del mismo y de sus ocupantes.

Conclusión

Por suerte el final de esta historia es feliz, porque se ha publicado un parche (aplicadlo YA si es vuestro caso) pero no es el final de lo que queda por venir.

Valora esta noticia

  • User Ratings (3 Votes)
    9.1
Compartir.

Sobre el Autor

Alejandro es técnico micro-informático, experto en seguridad de las TIC y apasionado de la tecnología. Colabora habitualmente en diferentes publicaciones de seguridad, software y análisis de hardware entusiasta.

Dejar una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR