El malware social está de moda

0

Navegar por las redes sociales se ha convertido en la actividad que más realizan las personas que se conectan a Internet.

Por definición son estructuras en las que se pretende que la información compartida se distribuya rápida y exponencialmente. De ahí que se hable de conseguir “viralizar” el contenido a través de las redes sociales, tal y como hace un virus en un equipo, que es capaz de extenderse y anclarse en lo más recóndito del sistema.

Redes socialesEstudiar el comportamiento de los usuarios de las redes es vital para quienes se dedican a crear programas maliciosos, además de, por supuesto, tener sólidos conocimientos de programación para encontrar vulnerabilidades y agujero de seguridad en los códigos de estas páginas. Pero cualquier persona que le dedique un mínimo de tiempo a estudiar cómo y qué se comparte podrá sacar conclusiones nada halagüeñas para la seguridad informática.

El caso de Facebook quizá sea el más significativo, tanto por la cantidad de contenido que se puede compartir como por el altísimo número de aplicaciones asociadas y, por supuesto, por los más de mil millones de personas con perfil a nivel mundial. Y, precisamente las aplicaciones o Apps son muy peligrosas porque en la mayoría de las ocasiones solicitan (o exigen) tener acceso a más información personal de la estrictamente necesaria para su funcionamiento. También podemos infectarnos al pulsar en un link acortado de los que se publican de inmediato al actualizar otras redes sociales asociadas con Facebook.

A este respecto existe un ya famoso gusano llamado BookFace (o sea, FaceBook al revés) que es un malware que crea cuentas de “amigos malos” y se agregan automáticamente a nuestras listas. Lo malo de estos “bad friends” es que se conectan al chat y nos mandan enlaces que nos llevan a páginas con virus.

Los famosos (y molestos) eventos a los que somos invitados pueden contener spam que se envía de manera automática a todos nuestros contactos sin que seamos conscientes de ello.

Mediante los mensajes privados al correo interno o “inbox” también podemos recibir enlaces que nos lleven a páginas potencialmente peligrosas, lo mismo que sucede con ciertas publicaciones que aparecen en los muros de nuestras amistades invitándonos a ver videos o fotos “nunca vistas” de personajes famosos o, el más común, para averiguar quién ha visto nuestro perfil.

Los banner son anuncios que muchas veces nos parecen incomprensibles sobre todo si los comparamos con el certero criterio de Google, también son un foco de riesgo potencial para ser víctimas de ciberataques.

En general, Facebook es una fuente inagotable que se renueva constantemente, tanto para quienes lo usan con carácter personal como para las empresas que ven en esta red social un medio ideal para da a conocer su negocio. De ahí que cada cierto tiempo nos lleguen mensajes desde la administración informándonos de cambios en la seguridad y la privacidad que, en demasiadas ocasiones parecen ir en contra de la lógica más elemental para, precisamente, prevenir los ataques de los piratas informáticos.

Compartir.

Sobre el Autor

Alejandro es técnico micro-informático, experto en seguridad de las TIC y apasionado de la tecnología. Colabora habitualmente en diferentes publicaciones de seguridad, software y análisis de hardware entusiasta.

Dejar una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR