Gripe – también a nivel digital

0

Si lo hubiéramos leído en una de las fantásticas novelas de Julio Verne pensaríamos que se trata tan solo de ciencia ficción, pero también sabemos que el genial escritor es hoy día famoso por pronosticar avances científicos que parecían imposibles para su época.

Ahora resulta que, aparte existe la posibilidad de que los virus informáticos compartan algo más que el nombre con las enfermedades que pueden infectar a las personas y que podemos ser afectados por un virus digital.

Como decía el estribillo de una famosa zarzuela, “hoy la ciencia avanza que es una barbaridad” y ha llegado al campo de la sanidad para innovar radicalmente cientos de procesos que salvan vidas.

Se cuentan por millones las personas que llevan implantado en su organismo algún aparato que funciona gracias a programas informáticos, desde los más conocidos como un marcapasos hasta la posibilidad de diagnosticar el nivel de glucosa en la sangre con tecnología inalámbrica, evitando los incómodos análisis y pinchazos a los que deben someterse continuamente los diabéticos.

La pregunta es: ¿Puede alguno de esos dispositivos contraer un virus informático y, por lo tanto, afectar directamente a la salud del paciente? Y la respuesta es, desgraciadamente, que sí.

Estamos acostumbrados a vivir tan rodeados de nuevas tecnologías que la mayoría de las veces no nos damos cuenta de hasta qué punto influyen en todo lo que hacemos, hasta en nuestra salud “real”. Hoy día nos parece inconcebible ir a una consulta médica y que nuestro historial médico no esté informatizado o que el médico no pueda consultar online toda la información necesaria para realizar un diagnóstico.

Nos hacen un escáner o una radiografía en el ala C del hospital y antes de que lleguemos al ala B —diez minutos caminando por pasillos laberínticos— el especialista ya tiene la “placa” en sus manos y la receta preparada.

Dicen los expertos en seguridad informática que han trabajado con especialistas de la salud que hasta ahora no se han dado casos de hackers que inoculen virus informáticos en este tipo de dispositivos, pero advierten de que todo aparato que funciones con un software es susceptible de ser víctima de un ataque.

El ejemplo paradigmático es el de un “hacker diabético” que quiso avisar de esta posibilidad. Para ello creó un sistema con el que fue capaz de controlar a distancia una bomba de insulina de otro paciente.

Se han dado otros casos en los que, recientemente, algunas empresas fabricantes de dispositivos médicos informatizados como desfibriladores o bombas que, como las de insulina, inyectan medicamentos de forma automatizada cada cierto tiempo en los pacientes.

Son considerados fallos de programación hasta cierto punto asumibles, como en cualquier otro aparato fabricado por humanos donde el error nunca se puede descartar por completo.

Por eso estas empresas siguen investigando e innovando en lo que a seguridad se refiere y muchos de estos dispositivos ya vienen de fábrica con chips que incluyen programas anti-hackeo.

Entre las medidas de prevención adoptadas ante la “ficción” posible de que un ser humano pueda ser infectado por un virus informático se estudian soluciones como la de hacer revisiones más periódicas y estrictas del código fuente de los programas o la de que el paciente lleve también otro aparato que incluya un detector de fallos actuando de la misma manera que lo hace un firewall en un ordenador.

Como siempre, terminamos aconsejando que se actualicen los programas anti-virus de estos equipos y, por si acaso, conviene revisar su código fuente interno y no debemos olvidarnos de llevar nuestro smatrphone en la próxima visita al facultativo, o al informático.

Compartir.

Sobre el Autor

Alejandro es técnico micro-informático, experto en seguridad de las TIC y apasionado de la tecnología. Colabora habitualmente en diferentes publicaciones de seguridad, software y análisis de hardware entusiasta.

Dejar una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR