PRISM y la NSA, confirmada su existencia

0

En un último mes algo agitado por la cuestión que nos ocupa, finalmente el juez del Tribunal Federal de los EEUU John Glesson ha sido la primera persona en confirmar la existencia del infausto programa PRISM de la NSA. Estas evidencias se han obtenido por la Asociación Americana de Libertades Civiles (ACLUO).

Prism existió

Si retrodecemos un poco en el tiempo (¿os acordáis de PRISM?) veremos que PRISM era un conjunto de herramientas de software que se hice tristemente famoso después de que Edward Snowden publicase en 2013 documentos que hablaban de este programa que “permitía la recopilación de datos de usuario directamente de los servidores” de empresas de tecnología americanas, como Facebook, Microosft, Google, Apple, AOL o Yahoo.

La sección 702 de la FISA indica la existencia de PRISM

Mientras el público se enteraba de su existencia -y todo el mundo, desde las agencias de inteligencia como la NSA hasta Obama defendían abiertamente su existencia, afirmando haber detenido a decenas de terroristas gracias a ellas- había algo que mosqueaba a la opinión pública y la gente más entendida en Derecho: el uso de herramientas como PRISM estaba recogido de forma muy ambigua en la Sección 702 de la FISA o “Ley de Supervisión de Inteligencia extranjera”.

PRISM

La llamada Sección 702 autorizaba la recolección “en subida”, un método que otorgaba a la NSA acceso a datos de navegación “en bruto” (sin control) y convierte en un dolor de muelas la defensa de los sujetos acusados gracias a PRISM, porque  es imposible diferencia ente ambos programas.

Sin embargo, tenemos hoy la primera diferenciación en este sentido. Hablamos del caso de un hombre llamado Agron Hasbajrami, un ciudadano albano acusado de conspiración, de viajar a Paksitán para unirse a un grupo yihadista y conseguir financiación. Su arresto tuvo lugar tras escudriñar sus movimientos con PRISM:

Según nuestros datos, es el primer caso en especificar abiertamente el uso de PRISM, señala  Andrew Crocker, un abogado de la EFF (Electronic Frontier Foundation) y consejero del mencionado sujeto y otros que han sufrido abusos por parte del programa PRISM de la NSA.

Conclusiones

La distinción entre los programas es importante ya que, hasta la fecha, la NSA nunca verificó la existencia de su programa PRISM. Ahora, es innegable que existió y debería abrir la puerta a que la agencia estadounidense fuese un poco más generosa a la hora de compartir información conel contribuyente medio, cosa que dudamos.

Compartir.

Sobre el Autor

Alejandro es técnico micro-informático, experto en seguridad de las TIC y apasionado de la tecnología. Colabora habitualmente en diferentes publicaciones de seguridad, software y análisis de hardware entusiasta.

Dejar una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR