¿Cómo ha cambiado la actitud del consumidor frente a la seguridad de sus datos?

0

Fujitsuu nos trae el estudio de hoy sobre concienciación y privacidadDurante los últimos años, los datos personales han perdido su exclusividad, al manipular y crear la información por medio de los consumidores. Desde la compra online de un abono transporte internacional hasta el cambio de un canal a otro en la televisión, cada vez que alguien se mueve en el mundo digital dejamos huellas digitales, que son rastreadas y analizadas por las empresas, para adaptarse a nuestros gustos y actuar en consecuencia.

La concienciación sobre seguridad en los datos ha crecido masivamente en los últimos 12 meses, con problemas tan conocidos como el anunciado por Edward Snowden y el programa de espionaje masivo PRISM. Digamos que los problemas que antes sólo preocupaban a unos pocos “freaks” ahora empiezan a acaparar la atención de personas corrientes, que saben que sus datos digitales son codiciados por muchas personas u organismos en Internet.

Por eso, no sorprende que la aptitud de los consumidores ante la seguridad de la información haya cambiado en los últimos años, de acuerdo a un informe llevado a cabo por Fujistu UK e Irlanda. Este informe, que se ha enfocado a las aptitudes del consumidor respecto de la seguridad y confianza en el entorno que las rodea, ha concluído que la confianza del consumidor en aquellas organizaciones encargadas de custodiar/proteger sus datos ha tocado fondo con respecto a los datos disponibles en la última década.

Datos obtenidos

Sólo el 9% de los encuestados creen que las empresas del sector hacen lo necesario para salvaguardar su información.

En línea con lo que hemos dicho, otro dato sugiere que casi un tercio (29%) de los usuarios confían ahora menos que el año anterior.

Esta erosión de la confianza resalta la concienciación del consumidor sobre las prácticas y problemas asociados a la custodia de datos, un panorama que se complica a diario, cuantos más dispostivos móviles añadimos a la receta. Esto no solo ocurre en una industria determinada. Según el informe, este decrecimiento de la confianza afecta a muchos sectores de actividades económicas con repercusión en la red, aunque no a todos de igual forma.

Siendo la confianza (e-confianza podríamos decir) el principal problema para muchas industrias, las organizaciones deben empezar a tomar medidas para revertir esta erosión en la confianza. En el informe, el 65% de los consumidores afirmaron haber tenido quejas sobre la forma en que el gobierno podría utilizar sus datos personales, seguido de cerca por un 69% de personas que desconfiaron de la forma en que las empresas tratan o utilizan sus datos.

Recuperar la confianza

Para ayudar a conseguir confianza de sus clientes, podemos citar tres elementos a tener en cuenta en el futuro:

  1. Para empezar, debemos invertir la espiral de desconfianza del cliente. Ya que los datos de consumidor (Big Data) continúan creciendo en volumen, las organizaciones deben moverse rápido y ofrecer un valor genuino junto con la transparencia necesaria para no arriesgarse a perder al cliente para siempre.
  2. Las organizaciones también deben enfocarse primera y principalmente en la seguridad. La seguridad es el factor culpable de la mayoría de los problemas que descubrimos relacionados con la pérdida de privacidad. En el informe presentado, los clientes desconfiaban en gran número sobre la capacidad de las empresas de custodiar y proteger sus datos de forma efectiva. Empresas y gobierno deben ponerse las pilas y abrazar estándares seguros de computación en la red.
  3. Por último, empresas y organismos deben proporcionar transparencia sobre la forma en que tratan la información. Ya no basta con ofrecer seguridad, sino que hay que dejar claro al consumidor bajo qué circunstancias se van a utilizar sus datos y no caer en la tentación de tomar atajos o dejar cabos sueltos a nivel informativo. 

El informe también reveló que el 70% de los consumidores cambiaría (probablemente) de banco, de producirse una brecha en la seguridad del suyo. La vida de las empresas en la red es dura y combativa, en un entorno de dificultades económicas incesantes debemos evitar a toda costa que nuestra empresa sea vista vista como una “amenaza a la privacidad“.

Compartir.

Sobre el Autor

Alejandro es técnico micro-informático, experto en seguridad de las TIC y apasionado de la tecnología. Colabora habitualmente en diferentes publicaciones de seguridad, software y análisis de hardware entusiasta.

Dejar una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR