Wikileaks: la NSA pinchó los teléfonos de 2 ministros franceses

Wikileaks destapa nuevas travesuras de la NSA

La agencia de Seguridad Nacional norteamericana realizó escuchas telefónicas en dos teléfonos pertenecientes a personajes de alto nivel del gobierno de Francia, concretamente pinchó los teléfonos de dos ministros.

Además, la NSA recopiló información acerca de operaciones de exportación (económicas) del país galo, junto a otras cifras sobre negocios internos y presupuestos del estado, según las informaciones publicadas la semana pasada por WikiLeaks.

Wikileaks destapa nuevas travesuras de la NSA

Los ministros franceses perseguidos por la agencia eran François Baroin y Pierre Moscovici, ambos dirigentes del Ministerio de Economía entre los años 2011 y 2014.

[pullquote]El gobierno de Francia ya ha protestado enérgicamente por esta y otras actuaciones similares. No es forma de tratarse entre aliados ¿verdad?[/pullquote]

Estas acusaciones, publicadas por el diario Liberation y la agencia Mediapart, no llegan como algo puntual, sino que se suman a las recientes informaciones de WikiLeaks respecto al seguimiento que la NSA mantuvo a 3 presidentes del gobierno franceses, desde los años 2006 a 2012.

Les interesaba la economía francesa

[pullquote]No se citan nombres de empresas expecíficos[/pullquote]

En un documento, publicado por WikiLeaks y que data de 2002 (siendo renovado en 2012), la NSA pedía la colaboración de los países de la Commowealth -Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda- para enviarles información sobre los acuerdos de exportación alcanzados con los franceses, entre ellos de los sectores de electricidad, telecomunicaciones, energía nuclear, transportes y medicina.

Otro documento filtrado muestra un registro de las conversaciones mantenidas entre Moscovici -ahora comisionado de la UE- y un senador socialista, en las que se comentaba la pobre situación económica del país y la forma de encaminar las negociaciones económicas con el resto de países.

De la incredulidad a la negación

El gobierno francés, desde que saltaron estas informaciones en días pasados, ha mantenido la misma postura: firmeza pero sin dar total credibilidad al asunto. Eso sí, como afirmó el ex-ministro Moscovici en un Twitter: “Es algo inaceptable entre aliados y amigos“.

Pierre Moscovici

El Ministerio de Exteriores francés se ha mantenido al margen.

Del otro lado del charco, la NSA y su director no han comentado nada respecto a los últimos documentos filtrados por WikiLeaks.

Los EEUU han afirmado ya varias veces que no llevan a cabo seguimientos electrónicos con fines comerciales y económicos. Supuestamente, tampoco han pretendido nunca debilitar a las empresas “rivales” con estas prácticas.

Algunos estados americanos  y fuentes de seguridad han mostrado su preocupación por el hecho de que, en este caso concreto, las filtraciones de información no procedan de Edward Snowden, el ex-agente de la CIA y NSA, sino por una fuente anterior sin aclarar.

Autor: Alejandro Sánchez

Alejandro es técnico micro-informático, experto en seguridad de las TIC y apasionado de la tecnología. Colabora habitualmente en diferentes publicaciones de seguridad, software y análisis de hardware entusiasta.